Propuesta Educativa 28
::
buscar avanzada
 
Reseñas

 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción

 

NADA PARA FESTEJAR EN LAS TRAYECTORIAS EDUCATIVAS

Quiero compartir con los lectores un ejercicio casi elemental de lectura de datos duros sobre el sistema educativo en general y la escuela media en particular. Se trata de articular algunos pocos datos estadísticos con los adelantos de resultados de pruebas internacionales, cuya combinación arroja conclusiones interesantísimas para el análisis del comportamiento de nuestro sistema educativo.

Veamos, en primer lugar, la dinámica del sistema observando cuántos chicos entran en primer grado y cuántos de ellos permanecen en el sistema en quinto año del secundario o tercero del polimodal. El dato es escalofriante: sólo el 36,1 % llega al final* de la trayectoria escolar en el tiempo considerado ideal para recorrerla. Hace poco más de diez años (1996) la cifra era del 35%. O sea, el avance en este punto es más que magro. Por supuesto, como somos una sociedad fuertemente inequitativa, en el caso de la Ciudad de Buenos Aires el porcentaje de retención a lo largo del sistema se eleva al 73 %, pero en los últimos diez años también ha decrecido significativamente ya que en 1996 alcanzaba el 82,1%. En definitiva, a nivel país de 100 chicos que entran a primer grado sólo 36 tendrán la posibilidad de llegar al último año de la secundaria en los doce años de educación obligatoria.

Se podría deducir de estos datos que el sistema educativo nacional conserva una alta capacidad selectiva y que retiene sólo a aquel estudiante que ha podido incorporar el conjunto de saberes y habilidades que están estipuladas para los diferentes niveles. Podríamos concluir también que, en la Ciudad de Buenos Aires, cuya población goza de niveles socioculturales más altos que el resto del país, el porcentaje de alumnos que cumple con las expectativas de logro es mayor y que la caída en el porcentual de retención obedece a que se han incorporado alumnos de otros sectores socioculturales que al no alcanzar los mismos niveles de logro fueron expulsados.

Sin embargo, si atendemos a los resultados de las evaluaciones internacionales nos encontramos con que el rendimiento de nuestros alumnos es mediocre aún en comparación con otros países de la región. Si bien hay muchas discusiones sobre cómo se mide la calidad, las pruebas muestran algo que vale la pena mirar. La escuela selecciona pero no por mérito cognitivo o, por lo menos, no a aquellos que pueden resolver satisfactoriamente las pruebas de evaluación. Hacemos referencia a los resultados obtenidos en una prueba internacional (Pisa) que mide el desempeño de alumnos en el nivel medio en 57 países. La prueba es aplicada a alumnos de quince años y por lo tanto brinda información de lo aprendido desde el nivel primario hasta tercer año de la secundaria o, lo que es lo mismo, en los tres niveles de la EGB. De modo que no es posible atribuir responsabilidad al polimodal sino que ésta es atribuible a los años anteriores.

La confluencia de alta selectividad con bajo rendimiento en los aprendizajes es el resultado de una escuela donde los saberes no constituyen el criterio con el que se selecciona a los alumnos: no son los que aprenden más los que se quedan, ni los que no aprenden los que se van. Sabemos que los criterios de clase social, adaptación a las pautas institucionales y disciplinares, distancias geográficas —más un importante conjunto de prejuicios— están presentes en los procesos de selección de casi todos los sistemas educativos y que contra este mal es necesario luchar permanentemente, actuando sobre una materia resistente como son las culturas escolares.

Sin embargo, la contundencia en la confluencia entre selectividad y bajos resultados habla a las claras de que en el caso argentino son estos criterios los que definen la supervivencia de los alumnos en el sistema. En nuestro país ser un buen alumno tiene más que ver con la capacidad de jugar adecuadamente este rol que con la incorporación de conocimientos y la adquisición de habilidades intelectuales.

Los resultados son congruentes con las opiniones de algunos especialistas que señalan rupturas en los procesos de transmisión del conocimiento, dificultades para procesar la heterogeneidad de lenguajes que propone la actual configuración cultural, incompatibilidades entre los modos de aprender de las nuevas generaciones y aquellos en los que se asienta la práctica escolar e inadecuación de la formación de los docentes. Estos argumentos tienden a explicar el por qué de los bajos aprendizajes y señalan la complejidad del problema y de las políticas que deben llevarse adelante para abordarlo. Señalo esto porque los años noventa portaron un recetario estandarizado al que se suele echar mano con facilidad (estándar de logros, ranking escolares, remuneraciones por resultados, etcétera) que, si bien simplifican la construcción de líneas de acción, son de probada ineficacia.

En realidad, la escuela sigue rechazando a aquellos estudiantes cuyo perfil no se corresponde con el patrón de alumno construido a partir de una combinación de ingredientes donde el aprendizaje está poco o mal representado.

 

Fuente: Anuarios Educativos de la DINIECE. Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología.

 

 

PDF
  Año 27 / NOV / 2018.02
contactocontacto cómo publicarsuscripción