Propuesta Educativa 31
::
buscar avanzada
 
Tapa Propuesta Educativa 31
 
 

 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción

La cultura visual contemporánea: política y pedagogía para este tiempo

Entrevista a Nicholas Mirzoeff


Realizada por Inés Dussel
 

Usted es parte de los académicos que fueron desplazando su atención de la historia del arte al campo que hoy se llama “estudios visuales”. ¿Cómo fue ese proceso? ¿Cómo empezó a pensar en las imágenes de otra manera?

 

—Es una historia bastante simple. Mi primer libro se llamó Poesía silenciosa y tenía que ver con la relación entre el lenguaje de señas de los sordos y el arte francés del siglo XIX. Muchos sordos se volvieron artistas como formade representarse a sí mismos de igual manera que los demás. Cuando salió el libro, en el año 1995, fue comentado en muchas revistas especializadas pero en ninguna de historia del arte. Y pensé, entonces, que no sabía muy bien qué estaba haciendo, pero seguro no parecía ser historia del arte. Entonces, ¿qué era? El subtítulo del libro hacía referencia a la sordera, al lenguaje de señas y la cultura visual, y entonces surgió la idea de cultura visual. Eso me llevó a querer definir ese campo. Al mismo tiempo, en 1996 surge la explosión de las comunicaciones por Internet y digitales, y en ese momento todo el mundo empezó a creer que todas las imágenes iban a converger en la computadora, y que vendría una transformación radical que en realidad empieza a suceder ahora.

Volviendo a tu pregunta, el movimiento en realidad nunca fue del todo claro, no es que alguna vez sentí que dejaba de hacer historia del arte, sino que más bien la historia del arte fue en otra dirección. Y hay dos razones para eso: la primera es que la historia del arte se sintió amenazada por la emergencia de la cultura visual y se volvió más “disciplinaria” y estricta sobre lo que engloba como área. De alguna manera se fue corriendo de la historia del arte social con la que yo crecí como académico en los años 80 y 90, que quería expandir los parámetros de lo que consideraba arte visual, y —al menos en el mundo anglosajón— se ha refugiado en los objetos hechos por personas que se creen o se definen como artistas. El mundo de la historia del arte hoy se centra en algo llamado el “objeto de arte” que se define por alguien que se considera artista.

Por mi parte, creo que la cultura visual es una práctica que tiene que ver con los modos de ver, con las prácticas del mirar, con los sentidos del que llamamos el espectador, el o la que mira o ve. Y el objeto o la cosa que se mira puede o no ser un “objeto de arte”, sino una serie de cosas que son experimentadas por gente en el presente o en el pasado, pero lo cierto es que no hay una frontera hermética que proteja al objeto artístico de otras formas de objetos.En relación con la historia del arte, creo que hoy tiene puestas una especie de “anteojeras” que sólo permiten usar cierto vocabulario o mirar ciertos objetos, y eso está bien, y funciona en un nivel pedagógico. Los estudiantes de historia del arte llegan a la facultad y debieran aprender a mirar objetos de arte y lo que es el canon, e ir a museos, y demás cosas similares. No es que pretenda que la historia del arte se termine. Pero creo que es triste que el campo entero se refugie en una postura defensiva y no busque entender hacia dónde está yendo la cultura, porque enestos últimos diez años se ha movido mucho.

 

 
PDF
  Año 25 / NOV / 2016.02
contactocontacto cómo publicarsuscripción